Que la poesía haga daño. Que meta la mano hasta arrancarte el estómago. Que la poesía no sea hermosa ni nos haga acudir a teatros, a salas de actos pulidas y con sillas en fila. Que la poesía provoque el vómito, la fiebre, que no nos deje dormir en mitad de la noche. Que no…